Croquetas de bechamel con jamón

A tus hijos, a tu marido, a tus amigos... ¿A quién no le gustan estas deliciosas croquetas de bechamel con jamón caseras? ¡Están de escándalo!

Receta de croquetas de bechamel con jamón

Ingredientes para preparar croquetas de bechamel con jamón

  • 500 ml. de leche
  • 80 gr. de harina
  • 40 gr. de mantequilla
  • 2 ó 3 lonchas de jamón
  • 1 cebolla
  • 1 hueso de jamón
  • 1 huevo
  • Pan rallado
  • Nuez moscada
  • Aceite de oliva para freír
  • Sal

¿Cómo preparar croquetas de bechamel con jamón?

  • Al dar comienzo a la elaboración de las croquetas de bechamel con jamón, ponemos a hervir la leche con el hueso de jamón dentro, y mientras vamos cortando las lonchas de jamón en daditos pequeños.
  • En una cazuela apare, empezamos a hacer la bechamel de las croquetas derritiendo la mantequilla. Cuando esté líquida, echamos la cebolla muy picadita y la doramos ligeramente. Luego echamos el jamón, lo rehogamos un poco, y seguidamente, ya podemos añadir la harina.
  • Para que las croquetas de bechamel con jamón queden perfectamente, tenemos que quemar un poco la harina antes de empezar a añadir la leche. Cuando tengamos una pasta bien tostada, empezamos a echar la leche poco a poco sin dejar de remover y de aplastar con una cuchara de palo.
  • Pasados unos 20 minutos, conseguiremos una bechamel sin grumos y con la densidad adecuada. Es el momento de añadir nuez moscada, y pasados un par de minutos, echar toda la bechamel en un plato hondo, donde dejaremos que se enfríe. Una vez fría, taparemos la bechamel de jamón con film transparente y la meteremos en el frigorífico, para que coja consistencia.
  • Ya sólo nos quedaría dar forma a las croquetas con las manos, pasarlas por pan rallado, huevo y pan rallado, y freírlas. Sólo cuando probéis las croquetas de bechamel con jamón, entenderéis que el esfuerzo ha merecido la pena.
  • Foto y fuente: Josemari (Cocinar para los amigos)
Nota del autor:

Si vais a hacer croquetas de bechamel con jamón de más para congelarlas, tenéis que guardarlas sin freír, ya rebozadas. Las croquetas también son una buena receta para el tupper, para llevarlas al almuerzo del trabajo.